17 abr. 2014

MARIANO BARBERÁN TROS


Guillermo C. Requena





Por aire… los Pioneros

Buscando a los pioneros de nuestra aviación militar, me entero que el rey Alfonso XII, un año antes de su muerte, el 15 de diciembre de 1884, firma un Real decreto creando el "Servicio Militar de Aerostación",  con lo que se había dado a luz, oficialmente, la Aeronáutica Militar de España, quedando bajo la dependencia del Ministerio de la Guerra.

No obstante, tuvieron que pasar otros doce años, hasta que el Gobierno elaboró y promulgó, el 17 de diciembre de 1896, una ley por la que se creaba un “Establecimiento Central de Ingenieros” que contaría con Maestranza, Parque Aerostático, Palomar Central, Fotografía Militar, Parques de sitio, reserva y regimentales, Archivos,  es decir, se creaba de forma oficial y práctica el Servicio de Aerostación Militar, estableciendo sus primeras instalaciones en Guadalajara bajo el mando del comandante de Ingenieros Don Pedro Vives y Vich, que realizó un viaje por diversos países europeos (Francia, Alemania, Bélgica) para estudiar la organización de la aerostática militar.  

Acabamos de conocer al pionero, pionero, el comandante Vives, a quien podemos considerar como el creador efectivo de la Aeronáutica Militar en España.

Ese año de 1896, en dichas instalaciones de Guadalajara el ingeniero Torres Quevedo y el capitán Alfredo Kindelán, construyeron, con gran éxito, un dirigible llamado, como no podía ser de otro modo, "España", realizando varios vuelos de exposición y prueba exitosos; estos dirigibles resultaron muy útiles en la Campaña de Marruecos entre los años 1909 y 1914.

Acabamos de conocer al otro pionero, pionero, el capitán de Ingenieros Kindelán, que vendría a ser el creador del Ejército del Aire español.


Coronel Vives, ingeniero Airold, capitán Kindelán,
 durante las pruebas realizadas al dirigible “España”
en la localidad de Pau.




La Aviación Militar nació como tal en España en el año 1913, creándose oficialmente por R.D. de 23 de febrero el “Servicio de Aeronáutica Militar”, con sus dos secciones: Aviación y Aerostación.

Sin embargo, se considera a 1911 como el año de su nacimiento, ya que fue cuando llegaron a España los tres aeroplanos “Farman” comprados por el capitán Kindelán, en Francia, por orden del Gobierno español.


Primeros hangares del aeródromo militar de Cuatro Vientos
 Año 1911

Asimismo, ese año, se “construye” el primer aeródromo militar en Cuatro Vientos, se funda la primera Escuela Militar de Aviación, y tiene lugar el primer curso de pilotos militares, al que asistieron como alumnos cinco oficiales del Ejército, concretamente los capitanes Kindelán, Herrera y Arrillaga, y los tenientes Barrón, Ortíz-Echagüe, todos ellos ya en posesión del título de piloto de globo.
.
Conviene recordar en este momento, que en estas fechas existía otro Oficial, el Infante D. Alfonso de Orleáns, que ya poseía el título de piloto, por haberlo adquirido en una escuela francesa en el año 1910.

A este primer curso siguieron otros y ya a partir de entonces la Aeronáutica Española pudo contar con un nutrido plantel de pilotos y observadores, cuya pericia nada tenía que envidiar a la de los aviadores extranjeros.


Noticia publicada en la prensa de la época
I Promoción pilotos militares


Acabamos de conocer a los pioneros de nuestra aviación militar… los componentes de esta I Promoción, que fueron:


Alfredo Kindelán Duany (1879-1962), Teniente general del Aire, fundador del actual Ejército del Aire de España. Ingeniero y Piloto militar. PIONERO DE LA AVIACIÓN ESPAÑOLA. 
Emilio Herrera Linares (1879-1967), General, Ingeniero Militar, Presidente del Gobierno de la República en el exilio, creador y director de la Escuela Superior de Aerotecnia, Miembro de número de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, PIONERO DE LA AVIACIÓN ESPAÑOLA. 
Eduardo Barrón y Ramos de Sotomayor (1888-1949), General de Brigada del Aire, Director General de Industria y Material del Ministerio del Aire, ingeniero aeronáutico y constructor de aviones. PIONERO DE LA AVIACIÓN ESPAÑOLA. 
José Ortíz-Echagüe y Puertas (1886-1980), Ingeniero y Piloto militar, fotógrafo artístico, creador, impulsor y Presidente de Construcciones Aeronáuticas, S.A. (CASA), Presidente de SEAT empresa de automoción española. PIONERO DE LA AVIACIÓN ESPAÑOLA. 
Enrique Arrillaga López (1884-1972), Ingeniero y Piloto militar. El 30 de diciembre de 1911 sufrió un grave accidente que le ocasionó daños cerebrales, fue declarado Caballero Mutilado y pasó a situación de retiro. PIONERO DE LA AVIACIÓN ESPAÑOLA.


Tras la formación de ese nuevo elenco de pilotos, la Aviación Militar actúa de forma activa en la Guerra de Marruecos desde 1913 hasta 1927. Fue en la campaña de Marruecos, donde una Aviación Militar actúa por primera vez en la Historia de la Aviación como arma aérea ejerciendo su acción de manera regular, coordinada y de conjunto.

Y luego… tenemos los pioneros que fueron más allá… los de las grandes aventuras… y me encuentro con un gran hombre…



MARIANO BARBERÁN Y TROS DE LLARDUYA
Guadalajara, 14-10-1895 - Caribe, 20-06-1933
Capitán de Ingenieros, capitán piloto y observador de la Aviación Española, Profesor de Navegación y Director de la Escuela de Observadores de Cuatro Vientos, Caballero de la Orden de Isabel la Católica.

Capitán de Ingenieros D. Mariano Barberán


Fue hijo de Mariano Barberán Timoneda, Comandante de Infantería, Profesor, en comisión,  del Colegio de Huérfanos de la Guerra, y de su esposa Dolores Tros de Llarduya (Motril 1851- Madrid 1935).
El matrimonio tuvo tres hijos, Francisco Barberán y Tros de Llarduya, Teniente coronel de Ingenieros, Pilar Barberan y Tros de Llarduya, Maestra Nacional, y nuestro héroe Mariano.


Realizó sus estudios en su ciudad natal y en 1910, a los 14 años, ingresó en la Academia de Ingenieros de Guadalajara, donde entró en contacto el alto mando de la aeronáutica española de aquellos tiempos.

Unos empiezan, y otros terminan...

La Correspondencia militar. 20/7/1910
Academias
Ingreso en Ingenieros: ... D. Agustín Muñoz Grandes, ... D. Mariano Barberán Tros de Llarduya, ...



La Correspondencia militar. 1/8/1910
Retiros.- Se les concede, por inútil, al comandante D. Mariano Barberán Timoneda, ...


En el año 1914, todavía con 19 años, obtiene el empleo de segundo teniente de Ingenieros.

La Correspondencia militar. 16/9/1914
Ascensos
A segundos tenientes alumnos, por haber aprobado el tercer curso, en los exámenes extraordinarios, los alumnos de la Academia de Ingenieros, D. Julio de Rentería, .... , D. Mariano Barberán.


En 1917, con 21 años, Barberán deja su ciudad natal, para iniciar su carrera profesional como ingeniero militar al obtener el empleo de primer teniente, es destinado al Primer Regimiento de Zapadores Minadores,

La Correspondencia de España. 27/6/1917
Promoción de Oficiales / Los nuevos tenientes de Ingenieros
Guadalajara 25.  Han terminado sus estudios y han sido promovidos a primeros tenientes de Ingenieros, D.  Francisco Prats Bonal, ... , D. Mariano Barberán Tros, ....


En 1918, a finales del mes de julio, es destinado a la Comandancia de Ingenieros de Melilla; tres meses después, en el mes de octubre, pasa a situación de disponible en la Primera Región, afecto al Servicio de Aeronáutica, para realizar el curso de Observador de avión, que obtiene, a pesar de sus problemas de visión.

En 1919 es destinado a Tetuán; en 1921, mes de junio, el capitán de Ingenieros D. Mariano Barberán es destinado al Sexto Regimiento de Zapadores minadores; en el mes de julio obtiene la Cruz Roja del Mérito Militar; en 1922, en Melilla, tiene su primer accidente de vuelo del que resulta ileso; ese año de 1922, realiza un vuelo sin escalas Madrid-Larache, en un aeroplano De Havilland Napier pilotado por González Gallarza, ese año el gobierno español había comprado 8 unidades de ese modelo de aeroplano.



En la foto Havilland DH-9 Hispano Suiza, motorizado en Guadalajara, modelo que vino tras los primeros DH-9A Nieper franceses.  Este modelo llegó a Melilla en 1926, integrándose
 con los Bristol F2B en el denominado  4º Grupo Bristol.


En 1923, en el mes de abril, como observador en un aparato Bristol, pilotado por el capitán D. Juan Ortiz, descubren una concentración artillera enemiga alrededor de Sidi-Dris (Beni-Tensaman).


R.O. de 7 de junio de 1923 / D.O. número 125
Obtiene la medalla del Mérito Militar, a propuesta del comandante general de Ceuta, por méritos y servicios de campaña, el capitán de ingenieros D. Mariano Barberán.


 Artillería enemiga (X) alrededor de Sidi-Dris (Beni-Tensaman).


En 1923, en el mes de diciembre, se celebra en el Palacio de Comunicaciones de Madrid una Conferencia Nacional de Telegrafía sin hilos, para estudiar y proponer al Gobierno normas reguladoras de diversos aspectos que interesan a la Telecomunicación.
La conferencia estará presidida por el general de división don Jacobo García Roure, y formada por diversas representaciones ministeriales; entre los representantes del ministerio de la Guerra figura el capitán de Ingenieros del Servicio Aeronáutico Militar D. Mariano Barberán Tros de Alarduys.

En 1924 se convirtió en piloto de aeroplano y tomó parte en las campañas del Rif, donde fue condecorado con la medalla Militar Individual. Su participación en la Guerra de Marruecos se caracterizó por su pericia técnica y el valor demostrado. Fue profesor de la Escuela de Observadores de Cuatro Vientos. Barberán demostró un gran interés por las innovaciones aeronáuticas. Adquirió formación en radiotelegrafía y en navegación aérea dentro de la Academia de Oficiales del Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Pronto destacó como introductor de novedades técnicas aplicadas a la aviación, pero sobre todo como piloto de raids.

En 1924, siendo observador del avión, Breguet XIX A2 sexquiplano, pilotado por el teniente de Infantería D. Ignacio Jiménez Martín, quién durante años daría días de gloria a nuestra aviación, realizan un viaje por los cielos peninsulares que es una auténtica proeza. 



En 1925, el día 9 de enero, sobre las 11 de la mañana, en el aeródromo de Cuatro Vientos, ante numeroso público, el capitán de Ingenieros D. Mariano Barberán jefe de la estación de radio, y uno de los pilotos más expertos, concienzudos y serenos de nuestra Aviación, estaba realizando vuelos acrobáticos de entrenamiento, cuando al aterrizar, debido a la pérdida de una rueda de su biplano, resultó herido leve al dar un aparatoso capotage.

Por R.O. de 16-3-1925 (D.O. número 61) cesa en su destino como Jefe del Servicio Radiotelegráfico.

En el mes de julio, destinado en el Aeródromo de Tetuán, se le menciona como distinguido.

En el mes de septiembre, toma parte en el desembarco de Alhucemas, y estaba contemplando la posibilidad, de forma teórica, de realizar un vuelo a través del Atlántico Sur.

La Época (Madrid. 1849). 15/10/1925
Un importante “raid” aéreo / De Cádiz a Buenos Aires en aeroplano.
En la revista “Aérea” se ha publicado la noticia de que los capitanes aviadores D. Ramón Franco y D. Mariano Barberán han presentado a la superioridad una memoria solicitando autorización para efectuar un importante viaje aéreo.  Consistirá éste en salir de Cádiz y dirigirse a Buenos Aires, con etapas en Canarias, Cabo Verde, Pernambuco, Río de Janeiro y Montevideo. Para ello, los capitanes Franco y Barberán están entrenándose en la navegación de altura.


Su estudio fue de gran utilidad para Ramón Franco, el protagonista del primer vuelo transoceánico (1926) de la aviación española y que tuvo como origen y destino España y que Barberán no pudo realizar al ser apartado por divergencias con mandos del Ejército durante el desembarco de Alhucemas, que le llevaron a pedir la baja de Aviación, que más tarde retiraría.  Ramón Franco quedó, de esta manera, abandonado a su suerte… afortunadamente encontró a Julio Ruiz de Alda, aunque no sabía nada de radiotelegrafía.

En 1926, durante el mes de diciembre, participa en una expedición aérea a Guinea Ecuatorial.

En 1927 continúa batiendo récords.


El Heraldo de Madrid. 10/10/1927
De Madrid a Melilla en tres horas
Melilla.10 – En vuelo directo desde Madrid llegó ayer un aparato tripulado por los capitanes de Ingenieros D. Mariano Barberán y D. Manuel González Gil, los cuales emplearon en la travesía tres horas y veinte minutos.  Hoy se proponen regresar a Madrid en la misma forma.


En 1928 comenzó a preparar la que sería su gran hazaña, el primer vuelo transoceánico sin escalas, entre Europa y América.




En 1929, mes de julio, termina el curso de semestre de observadores de aviación que ha realizado prácticas en Cuatro Vientos y en Los Alcázares; han participado 50 alumnos entre oficiales militares y navales, se han realizado 2.500 vuelos con unas 1.240 horas; los alumnos han estado acompañados en sus vuelos por la Primera Escuadrilla de Observadores, cuyo Jefe de Grupo es el piloto de gran raid D. Mariano Barberán.

En 1930, en el mes de abril, es recibido en audiencia por S.M. el Rey; en el mes de julio, participa con el avión “La Pilarica” pilotado por el duque de Estremera, en la Vuelta a Europa que sale de Berlín; otro piloto español participante es el capitán Haya,  héroe de nuestra aviación que años más tarde moriría en la contienda civil española; en el mes de diciembre es arrestado por no unirse a la sublevación republicana contra la Monarquía, que finalmente fracasa.


En 1932 presenta una memoria relativa a un vuelo Madrid-Habana-Méjico, que le fue aprobada, elige como piloto al teniente de Caballería y piloto aviador Joaquín Collar Sierra, y como mecánico y apoyo en tierra eligió al sargento Modesto Madariaga.
Esta ruta, hoy en día, es utilizada por las aviaciones comerciales.


Capitán de Ingenieros Barberán y Teniente de Caballería Collar

En 1933, emprenden su peligrosa aventura que había de convertir a ambos en héroes nacionales, y les supuso el reconocimiento internacional: la travesía del Atlántico entre España y Cuba. 



El Raid Sevilla-Habana
Sevilla 10.  A las cinco menos cuarto de la mañana se elevó en la base de Tablada el aparato “Cuatro Vientos”, tripulado por los Sres. Barberán y Collar, para intentar el vuelo Sevilla-Habana. El aparato hizo el despegue con toda normalidad y de manera magistral.


El 10 de junio, a bordo del avión Cuatro Vientos, un Breguet XIX Super-Bidón, motor Hispano-Suiza de construcción española, ambos pilotos, el sargento mecánico Modesto Madariaga Almendros había partido en barco unos días antes llevando repuestos a la Habana, partieron desde el aeródromo de Tablada, Sevilla, con dirección a Cuba.


Reproducción Breguet 19 "Cuatro Vientos".  Museo de Aviación.

Al día siguiente lograron aterrizar en Camagüey (Cuba), con lo que batieron la marca de vuelo directo sobre el mar, ya que recorrieron 7400 km en 39 horas y 55 minutos, dando la noticia la vuelta al mundo. Una vez repostado el avión partieron en dirección a La Habana, donde permanecieron varios días, recibiendo homenajes y agasajos, descansando de su aventura y preparando la siguiente etapa del viaje.


Multitudinario recibimiento en el aeropuerto de Columbia
 La Habana.


Tras el éxito de la hazaña, el 20 de junio de 1933 reanudaron el vuelo con dirección a México, unos 1920 km con una duración de 12 horas, pero el avión se perdió y nunca más se supo de sus tripulantes. En la última etapa del vuelo, entre Camagüey y Ciudad de México, se desató una fuerte tormenta que provocó que se perdiera el rastro del Cuatro Vientos. El último punto en el que se registró el paso del avión fue el aeródromo de Villa Hermosa, a las 11:30 horas local del 20 de junio de 1933.
Durante más de 10 días, miles de personas (se calcula unas 25.000) participaron en su búsqueda, infructuosamente, no se localizó el menor rastro.
Muchas son las versiones que se han dado sobre la desaparición del Cuatro Vientos; algunas de ellas son completamente fantasiosas y carentes de veracidad histórica. Se ha especulado con la posibilidad de que tuviesen que realizar un aterrizaje forzoso cerca de la sierra mexicana de Mazatecas. Con Barberán herido, Collar habría intentado solicitar auxilio, pero las gentes del lugar quizás los retuvieron y terminaron asesinándoles y ocultándoles en el avión, que jamás se encontró.
La versión oficial... derribado por la tormenta, el avión cayó al mar y desapareció.

Parque de la Concordia de Guadalajara
Obra de Luis Sanguino



Guillermo C. Requena


Fuentes:
LOS GRANDES VUELOS DE LA AVIACIÓN MILITAR ESPAÑOLA. Por Adolfo Roldán Villén. Revista Aeroplano nº 29. Año 2011.
BNE-Hemeroteca Digital.
Otros…

1 comentario:

  1. Enhorabuena. Un artículo muy interesante. Un cordial saludo desde Los Alcázares, cuna de la hidroaviación español.

    ResponderEliminar