12 nov. 2016

PROVINCIAS INTERNAS (4.1) JUAN DE UGALDE GONZÁLEZ


Unos meses después de producirse la toma de mando de don Jacobo Ugarte como Comandante General de las Provincias Internas de Nueva España, y siendo cuestionada la mencionada comandancia por su independencia del virrey y de su poder metropolitano, este dispone que fuese dividida en tres distritos militares subordinados a su autoridad virreinal, quedando don Juan de Ugalde González, en su cargo de Comandante de Armas, como responsable del 1er.. Distrito, siempre subordinado a la inmediata autoridad del Comandante General don Jacobo Ugarte.

A pesar de que nunca ostentó el mando general de las Provincias Internas, me ha parecido interesante conocer algo más de este militar, debido a la importancia que desempeño en aquellas tierras españolas...


COMANDANTE GENERAL
DE LAS PROVINCIAS INTERNAS DE ORIENTE



JUAN DE UGALDE GONZÁLEZ
Cádiz 9.12.1729 – Cádiz 25.12.1816

Teniente General de los RR.EE., Vocal de la Junta de Gobierno de Cádiz, Comandante General de las Provincias Internas de Oriente de Nueva España, Caballero de la Orden de Santiago, Caballero Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

Hijo de Juan de Ugalde (*Puerto Hércules, Nápoles), Brigadier de los RR.EE., Coronel del Regimiento de Infantería de Navarra, y de su esposa Catalina González (*Ciudad de Nápoles).

Fue nieto, en línea paterna, de Baltasar de Ugarte (*Castillo Beltrán, Sicilia), capitán del Regimiento de Almansa, y de su esposa Ventura del Castillo (*Bellreguart, Valencia), y fue nieto en la línea materna, de Juan González (*La Bañeza), Brigadier de los RR.EE., y de su esposa Melchora Zazo (*Ciudad Rodrigo).


CRONOLOGÍA

1738-1774
A la edad de 9 años ingresa en el Ejército, en el Regimiento de Navarra al mando de su padre (1738); oficial subalterno (1741), participa en la campaña de Italia, Guerra de Sucesión Austriaca (1743); toma parte en la Guerra del Norte de África, destinado en los presidios de Ceuta y Alhucemas, promovido a capitán de granaderos (1749-1757); de guarnición en Cádiz, en la proclamación de Carlos III (1759), y posteriormente participó en la campaña de Portugal, Guerra de los Siete Años (1761); promovido a Teniente Coronel (1764); en servicio en Chile (1767), y posteriormente Corregidor de Cochabamba en el virreinato del Perú (1768-1772); regresa a la Península y es ascendido a Coronel y nombrado Caballero de la Real y Militar Orden de Santiago (1774).



Genealogía
 Expediente Orden de Santiago


GOBERNADOR DE COHAUILA

1776-1783

Nombrado gobernador de la provincia de San Francisco de Cohauila, a las órdenes del Comandante General de las Provincias Internas don Teodoro Croix, toma posesión en 23 de noviembre de 1777, recibiendo la misión de proteger su provincia de los ataques de los indios apaches (Mescaleros y Lipanes).

En el año 1778 localiza dos rancherías de apaches junto a los márgenes de Río Grande, la una de lipanes mandados por el jefe Zapato Bordado, y la otra de mescaleros, mandados por el jefe Boca Tuerta.

Entre los años de 1779 y 1783 dirige cuatro campañas contra los indios Mescaleros en el norte de Coauhila y algunas regiones (Río Pecos) de Tejas, conformando sus tropas soldados de los presidios, voluntarios de entre los vecinos, e indios en su mayoría lipanes, que se habían comprometido a luchar contra los mescaleros, por medio de su jefe Xavielillo.  Estas campañas se dirigían principalmente a los territorios llamados Bolson de Mapimí.


Presidios en la Nueva España
Revista Scripta Nova. 2006


El enfrentamiento con el Comandante General Teodoro Croix fue continuo, ya que le acusaba del mal estado en que se encontraban los presidios... por su parte, Teodoro Croix le acusaba de oponerse a todos sus proyectos y de que no disimulaba su insubordinación... finalmente, con la excusa de que Ugalde había cumplido su período de 5 años, el Comandante General Croix se deshizo de él, sustituyéndole el día 17 de abril de 1783 por don Pedro de Tueros.

1783-1786
Aquellos años permanece residiendo en Ciudad de México.


COMANDANTE DE ARMAS PRIMER DISTRITO DE LAS PROVINCIAS INTERNAS

1786-1787
Nombrado Comandante General de uno de los tres distritos en que habían sido divididas las Provincias Internas, vuelve a las luchas indias.



Fuente: O’Gorman, Edmundo, Historia de las Divisiones territoriales de México, México, Ed. Porrúa, 1973.


De acuerdo con las instrucciones del Virrey Gálvez, de fecha 26 de agosto, la Comandancia General de las Provincias Internas de Nueva España, quedaba dividida en tres distritos militares, uno de los cuales, en la parte oriental, comprendía las provincias de Coahuila, Nuevo León, Nuevo Santander, Texas, y los distritos de Parras y Saltillo, y estaría al mando de Juan de Ugalde, con el título de Comandante de Armas, subordinado al Comandante General Jacobo Ugarte, y con una misión puramente militar.


COMANDANTE GENERAL DE LAS PROVINCIAS INTERNAS DE ORIENTE

1787-1790
Habiendo muerto el virrey Gálvez, el nuevo, don Manuel Antonio Flórez Maldonado, dispone, en el mes de diciembre, que desaparezcan los tres distritos militares de la Comandancia General, y crea dos Comandancias Generales, independientes entre si y subordinadas a la autoridad del Virrey, la de Occidente (Nueva Vizcaya, Nuevo México, Sonora, Sinaloa y las Californias) al mando de Jacobo Ugarte y Loyola, y la de Oriente (Coahuila, Tejas, Nuevo León, Nuevo Santander, y los distritos de Parras y Saltillo) al mando de Juan de Ugalde.


Fuente: O’Gorman, Edmundo, Historia de las Divisiones territoriales de México, México, Ed. Porrúa, 1973.


Con un sueldo de 6.000 pesos, y una misión puramente militar, el coronel Ugalde también desempeñaría el cargo de Inspector de todas las tropas en las provincias de su mando, teniendo a su cargo un inspector-ayudante. Quedaba totalmente inhibido de las cuestiones políticas, económicas, de justicia, de real hacienda y de patronato. Teniendo que estar en permanente estado de guerra contra los declarados enemigos apaches, carecería de domicilio fijo.

El nuevo Virrey, al contrario de su antecesor, no confiaba en los indios y consideraba que su política debía combinar la paz y la guerra, con preferencia de la última, y entendiendo que los comandantes de los fuertes fueran por delante en el ataque contra los indios, lo que cuadraba plenamente con los pensamientos y actuaciones del coronel Ugalde.

En sus años de gobernación, el Coronel (más tarde brigadier) Ugalte imprimió un giro espectacular a la historia de las Provincias Internas, lanzando una serie de campañas, generalmente en contra de la línea política de los Comandantes Generales para conseguir la pacificación general, entre ellas la que realizó en marzo de 1789, capturando a 5 jefes y 73 indios de las cuatro naciones, que estaban pidiendo la paz.

A primeros del mes de agosto, el Brigadier Ugalde escribe al virrey solicitando el empleo de Mariscal de campo, y una encomienda en la Orden de Santiago; esta solicitud llega al nuevo virrey, el II conde de Revillagigedo, que opinaba que el comandante Ugalde debía ser reemplazado por su edad y por su mala actuación y enviado a la Península como Brigadier, al contrario de lo que pensaba del comandante Ugarte, que debía ser sustituido por su edad, pero ascendiendo a mariscal de Campo.

El día 20 de agosto de 1789 emprendió una larga campaña contra los apaches en el suroeste de Tejas, al frente de novecientos veinticinco hombres, en un área limitada por San Antonio, San Saba y El Paso.

1790-1795 
El 9 de enero, en las proximidades de la actual ciudad de Utopía, con sus aliados indios comanches, derrotó a 300 lipanes y mescaleros en el arroyo de la Soledad (Sabinal River Canyon), que en conmemoración de esta victoria se llamó cañón de Ugalde. El virrey solicitó, al Secretario de indias, su destitución por su crueles prácticas contra los indios.


Sabinal River, Utopía (TX).


Fue destituido, su puesto en la Comandancia General de las Provincias Internas de Oriente lo ocupó accidentalmente don Pedro de Nava, hasta abril de 1791 en que asumió el mando de las Provincias Occidentales, y lo cedió a Ramón de Castro, que venía de ser teniente del rey en la isla de Santo Domingo.

Tras su destitución Ugalde no regresó a la Península, alegando encontrarse enfermo continuó en México, importunaba continuamente al virrey Revillagigedo remitiéndole demandas de ascenso y, al mismo tiempo, enviaba memoriales a la corte de Madrid, haciendo relación de sus méritos, con la misma pretensión. Enterado el Rey, a finales del año 1793, ordenó su regreso a España para que un consejo de Guerra le administrara justicia.


Expediente relativo a D. Juan de Ugalde, brigadier y comandante general de las Provincias Internas de Oriente: su actuación, separación del cargo, regreso a la península, descargos y solicitudes. [Correspondencia. D. Juan de Ugalde. Archivo General de Simancas. Signatura: SGU,LEG,7043,1] .


Después de su regreso a la Península, fue promovido a Mariscal de Campo (1795), destinado de cuartel a Cádiz; vocal de la Junta de Gobierno de Cádiz (1808); remite escrito al rey solicitando el empleo de Teniente General (1810).


Señor,=: El mariscal de campo don Juan de Ugalde, caballero a treinta y tres años en la orden de Santiago, a el fin de merecer de la piedad de V. M. la gracia que impetrará, se presenta a V. R. P. con con ochenta y tres años de edad: setenta y tres de servicios, de estos, quince con aquel empleo, y sesenta y siete dé la creación de capitán en la espedicion de Italia, todos contraídos á seis soberanos católicos, desde el señor don Felipe Quinto: en tres de las cuatro partes del mundo, y en esas los veinte y cuatro años de guerra: doscientos treinta y tres que sin intermisión hasta él siguieron sus progenitores y parientes, doce de su apellido la carrera militar; en la cual tiene el alto honor y feliz suerte de haber llegado a ser el mas antiguo generalde las tres clases de que boy se compone el ejército y real armada. Si este epítome de servicios, señor, adquiridos y heredados (cuya puntualidad asegura bajo su palabra de honor), merecen la apreciabílisima estimación de V. M. le alienta a suplicarle rendidamente tenga a bien dignarse elevarlo a el empleo de teniente general de los reales ejércitos, &c.


Como respuesta a su solicitud, es promovido a Teniente General (1810); firma a favor del restablecimiento de la Inquisición (1812); Caballero Gran Cruz de la Orden de San Hermenegildo desde su creación (1815); y falleció en Cádiz, en muy precaria situación económica (1816), debido a un incendio que había sufrido su casa, y la tardanza en abonarle sus pagas.


Guillermo C. Requena



FUENTES:
  • Memorias para la biografía y bibliografía de la isla de Cádiz, Tomo I. Nicolás María de Cambiaso. Madrid 1829.
  • El septentrión novohispano: La comandancia general de las Provincias Internas. Tesis doctoral de Julio Sánchez Bañon. 2015. Universidad Complutense de Madrid.
  • BNE- Hemeroteca Digital.
  • BVD- Biblioteca Virtual Defensa.
  • BOE- Gazeta Colección Histórica.
  • PARES-Ministerio de Educación
  • BVPH-Ministerio de Educación
  • Otros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario