4 jul. 2016

DIRECTORES / INSPECTORES GENERALES DEL ARMA DE CABALLERÍA (0) PRÓLOGO

DIRECTORES / INSPECTORES GENERALES
CABALLERÍA Y DRAGONES  [PRÓLOGO]
Guillermo C. Requena



Corría el año 1704, cuando por la Real Ordenanza de 28 de septiembre, que vino en ser titulada “Sobre la fuerza de los Regimientos de Infantería, Caballería y Dragones”, el rey Felipe V crea, con la finalidad de recibir su consejo, la Dirección General de Caballería y Dragones (además de la de Infantería), que estaba auxiliada en su cometido por las Inspecciones Generales, figura esta última que con el tiempo iría adquiriendo mayor importancia, ya que en las épocas en que no existieron las Direcciones Generales, sus cometidos los vinieron realizando los Inspectores Generales, que estaban subordinados directamente a los Secretarios del Despacho de la Guerra.

En plena Guerra de Sucesión, a finales del año de 1707, existían activos en España más de 40 Regimientos de Caballería, y los Directores / Inspectores tenían la más alta autoridad sobre todos ellos, eran sus comandantes generales natos, fuera cual fuera su situación geográfica o funcional, en todo, menos en la ejecución de las operaciones de combate propiamente dichas, en que dependían del correspondiente General del Ejército o Cuerpo de Ejército.

La localización, en la hemeroteca digital, de un escalafón de caballería correspondiente al año 1898, y que reproduzco al final de este prólogo, me animó a intentar conocer a todos aquellos que ostentaron la autoridad suprema de todos los Cuerpos de la Caballería de España.

La primera dificultad, de las varias que encontré, apareció casi instantáneamente, está relacionada con el general don Juan Caracciolo, que oficialmente está considerado con el primer director general... pero no he encontrado a nadie que explique el vacío, de 14 años, que existe entre la creación del cargo (año 1704) y el nombramiento, como director, de este general (año 1717)...

Casualmente, mientras hacía otro trabajo, me encontré con Alexandre Maitre de Bay, general francés en los ejércitos del rey Felipe V desde el inicio de la Guerra de Sucesión en 1701, y que, tras mandar la Caballería Ligera de Flandes, había sido llamado a España por el rey... si hacemos caso a lo relatado en las memorias que escribió, muy pocos años después, Louis de Rouvroy duque de Saint-Simón, el primer director general de Caballería que nombró el rey de España Felipe V, al crear esta figura en el año 1704, habría sido el marqués de Bay.

En el mes de septiembre es nombrado Director General de la Caballería; unos meses después por decreto de 15 de noviembre de 1704, el rey Felipe V le nombra Gobernador y Capitán General de la Provincia y Frontera de Extremadura, con un sueldo mensual de 1000 escudos de vellón...


Por mi parte, entiendo que habría ostentado este cargo hasta su muerte en Badajoz, en el año 1715, siendo nombrado para sustituirle Juan Caracciolo en el año 1717.

Esta circunstancia tiene más verosimilitud, a mi modo de ver, que la admitida oficialmente, que afirma que Caracciolo fue el primer director general de la Caballería, nombrado en 1717, y no explica quién ocupó el cargo desde su creación, en 1704, hasta esa fecha...

Y finalmente, a pesar de las dificultades por la manera que tenían los cronistas de escribir los apellidos extranjeros, encuentro la constancia documental de este nombramiento en la Gazeta de Madrid núm. 45, de 23/09/1704, página 178.


Madrid 23 de Septiembre de 1704. Murió en Burgos su Arzobispo el señor Don Fernando Manuel, prelado de gran literatura y justificación. El Rey ha nombrado por Director General de la Infantería de sus Exercitos al señor de los Cameros C0nde de Aguilar, y de la Cavallería al señor Marqués de Bee: y por Inspectores a D. Antonio Amezaga, y a D. Pedro Mesía: y de la Cavallería a D. Bonifacio Manrique, y a D. Luis de Zuñiga.


Otra discrepancia que encontré, es la división que hace el citado escalafón, entre Directores Generales e Inspectores Generales, cuando hay varias referencias a que los tres primeros (Bay, Caracciolo, Montemar) fueron Directores Generales, y los que les sucedieron fueron Inspectores… para no armarme más líos, no voy a entrar en esa circunstancia...

Y otra dificultad, en este escalafón entiendo que no se hace distinción, a veces, entre Inspectores de Caballería e Inspectores de Dragones, voy a intentar explicarme...

Ignora tanto a don Andrés Benincasa, Inspector General de Dragones, como a don Jaime de Guzmán-Dávalos (marqués de la Mina), que fue Director General del Cuerpo de Dragones, que entre los dos suman más de 50 años al frente de los “arcabuceros a caballo”... y sin embargo incluye, tanto a Bucareli (1762), como a Bretón (1769), como a Monforte (1788), y todos ellos fueron inspectores de Dragones... pero no he encontrado documentación de que lo fueran de Caballería... por mi parte he tratado de incluirlos a todos ellos, aunque el problema se resolvió solo, en el año 1802, con la desaparición de los Dragones... aunque la Caballería, a partir de 1807, vuelve a ser desdoblada, de línea y ligera...

Si bien es cierto que, inicialmente, los inspectores de Dragones estaban subordinados a la jerarquía de los de Caballería, también es cierto que en épocas posteriores estuvieron a la par, ya que por R.O. de 11 de julio de 1717 (anexo 2), el rey Felipe V decide separar ambas Inspecciones, nombrando para la de Dragones a don Andrés Benincasa, segundo coronel del Regimiento de Caylús; y la Caballería quedaba bajo la inspección de don Joseph de Armendáriz... esto último ocurría cinco mes antes del nombramiento, en el mes de diciembre, como Director e Inspector General de la Caballería de don Juan Caracciolo.

La última dificultad importante, fue la planteada en 1893, cuando desaparecen las Inspecciones Generales de las Armas, y se crean las Secciones del Ministerio de la Guerra, dependiendo sus Jefes directamente del Subsecretario de este Ministerio, incluso la Caballería a su vez estuvo dividida en otras dos Secciones, la que se ocupaba del Personal (2ª), y aquella que se ocupaba de los asuntos de Cria Caballar y Remonta (10ª)... realmente un lío, porque he de decir que, aunque posteriormente se volvió a una única Sección, y a pesar de ello, he encontrado órdenes publicadas firmadas por dos Jefes de Sección diferentes, y también que a veces, aún habiendo Jefe de Sección, por encima de él existía un Inspector General de Caballería...

Por otro lado, dado que este escalafón acaba con el general don Pedro Sarrais y Taillaud, en el año 1897, he trabajado para continuarlo, y he podido llegar hasta el año 1930, y ahí he dado por concluido el trabajo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario